ÁCIDO LIPOICO

El ácido lipoico también conocido como ácido alfa lipoico (ALA), lipoato o ácido tióctico, es un derivado del ácido graso octanoico se encuentra de manera abundante en las carnes rojas, la levadura de cerveza, el germen de trigo, la espinaca, el brócoli, los guisantes, las coles de Bruselas1, entre otros; además el ácido lipoico se produce en el organismo humano en pequeñas cantidades.

ACIDO LIPOICO ANTIOXIDANTE

El ácido lipoico es un ácido anfipático, por lo que tiene capacidad de disolverse tanto en un medio acuoso como en un medio graso, es por ello que se lo denomina “antioxidante universal” y puede actuar tanto a nivel intra como extracelular, en cualquier parte y a cualquier nivel dentro del organismo. Los efectos benéficos del ácido lipoico hacen que se lo considere un suplemento muy importante2.

Después de su ingesta oral, el ácido lipoico, es fácilmente absorbido en el tracto intestinal y distribuido por todo el organismo, pudiendo atravesar también la barrera hematoencefálica. En condiciones normales, la ingesta y la síntesis endógena cubren las necesidades básicas del organismo2.

El ácido lipoico y su forma reducida (DHLA, ácido dihidrolipoico), no sólo actúan como potentes neutralizadores de radicales libres y formadores de quelatos metálicos2,3, sino que también pueden reciclar otros antioxidantes como el glutatión, la Coenzima Q10 y las vitaminas C y E3, por lo que es llamado antioxidante de antioxidantes. Estas características hacen el ácido lipoico aparezca como una molécula muy valiosa en el tratamiento del cáncer4 y de enfermedades con la capacidad antioxidante disminuida como las de sensibilización del sistema nervioso central.

Ante la cada vez mayor incidencia de estas patologías y su gran correlación con el estilo de vida y especialmente con la nutrición, cobra vital importancia el consumo de ácido lipoico, el ácido lipoico evitaría la acumulación de productos oxidantes que causan daño a diferentes biomoléculas, deteriorando y envejeciendo las células del organismo, alterando el estado de salud.

BENEFICIOS PARA LA SALUD

  • Cardiopatías y Colesterol: Se ha visto en estudios que el ácido lipoico puede reducir el nivel de colesterol total un 40% y el nivel de colesterol LDL un 42%. Además, el ácido alfa lipoico en forma reducida (DHLA) es capaz de limitar el daño por reperfusión que se produce en el cerebro tras un ataque de apoplejía o en el miocardio tras un infarto.
  • Protección del tejido cerebral: El tejido del sistema nervioso central es muy sensible al daño oxidativo debido a su gran consumo de oxígeno y a la alta densidad mitocondrial. El ácido lipoico es uno de los pocos antioxidantes que pueden atravesar con mucha facilidad la barrera hematoencefálica. Gracias al efecto quelante de metales pesados del ácido lipoico, también puede ser que este, además, elimine un factor de estrés tóxico para los nervios. Una defensa insuficiente contra la oxidación por deficiencia de glutatión parece tener un papel importante en la enfermedad de Parkinson, así como en varias otras importantes afecciones neurodegenerativas (como el alzhéimer). La gravedad de la enfermedad parece estar muy relacionada con el grado de la deficiencia de glutatión.
  • Protección del hígado: El ácido alfa lipoico es muy importante para el metabolismo hepático y cuando el hígado sufre estrés pueden producirse rápidamente carencias de este ácido. Esto está relacionado con el hecho de que el ácido alfa lipoico es un excelente estimulante para la síntesis de glutatión, según algunos investigadores, incluso mejor que la acetilcisteína (NAC).
  • Suministro de energía: El ácido alfa lipoico es un cofactor en el proceso celular por el que los hidratos de carbono, los azúcares, las proteínas y las grasas se convierten en energía. En caso de escasez de ácido alfa lipoico, la glucosa no puede convertirse adecuadamente en energía y ATP.
  • Acción similar a la insulina: El ácido alfa lipoico parece estimular in vitro la absorción de glucosa por parte de las células de la misma forma que la insulina. También hay indicios in vivo de que esto es así. Se ha confirmado en experimentos que el ácido lipoico es capaz de aumentar la capacidad de la insulina de quemar azúcar y de reducir la insulino resistencia. También parece tener un importante papel en la prevención de la diabetes tipo I. Concretamente en Alemania, el ácido alfa lipoico lleva ya veinte años siendo prescrito para el tratamiento de la neuropatía periférica en pacientes diabéticos, donde el uso de esta aplicación incluso está aceptado oficialmente. Muchas de las complicaciones de la diabetes, como la polineuropatía y las cataratas, parecen ser en buena parte consecuencia de daños causados por radicales libres.
  • Quelación de metales (pesados): El ácido alfalipoico y el DHLA son capaces de formar complejos con metales pesados. El ácido alfalipoico lleva ya mucho tiempo siendo prescrito para el tratamiento de la intoxicación por metales pesados a través de compuestos, por ejemplo, de mercurio, cadmio o arsénico.
  • Glaucoma: 150 mg de ácido alfa lipoico al día durante un mes ó 75 mg al día durante dos meses fueron capaces de producir mejoría (con respecto al grupo de control) en 45 pacientes con glaucoma, tanto en parámetros bioquímicos como en el funcionamiento de la visión, con la mejora más evidente en el grupo que recibió la dosis más alta de ácido alfa lipoico.

INDICACIONES

  • Diabetes
  • Neuropatía diabética y otras complicaciones de la diabetes (como las cataratas)
  • Glaucoma
  • VIH (apoyo)
  • Daño por isquemia-reperfusión; rehabilitación tras infarto cerebral o de miocardio
  • Cardiopatías; hipercolesterolemia
  • Afecciones neurodegenerativas (párkinson, alzhéimer)
  • Protección contra daños por radiación; preparación para radioterapia
  • Desintoxicación
  • Estrés

DOSIS

Para una protección antioxidante general, basta con 100 mg al día. En la terapia de la diabetes y la infección por VIH se suelen usar dosis mayores, que varían entre los 300 y los 600 mg al día, ingeridos a la hora de comer. Tras su ingesta oral, el ácido lipoico es absorbido rápido y por completo, es transportado a los tejidos y captado por las células, donde en gran proporción se convierte rápidamente en la forma reducida del ácido lipoico: el ácido dihidrolipoico (DHLA).

INTERACCIONES

Especialmente cuando se trata de aumentar los niveles de glutatión, se recomienda combinar el tratamiento con NAC y L-glutamina. Cuando también se quiera proteger el hígado, puede prescribirse la combinación con extracto de Sylibum marianum o Curcuma longa. Si se está empleando el ácido alfa lipoico en concreto por su efecto antioxidante, unas dosis bajas de vitamina E, vitamina C, coenzima Q10 y NAC pueden tener un efecto coadyuvante. El ácido alfa lipoico, gracias a su efecto regenerador, aprovecha mucho mejor estos antioxidantes. La quelación de metales pesados por parte del ácido alfa lipoico puede ser reforzada, por ejemplo, con algas clorela.

Como suplementación básica al ácido lipoico recomendamos un buen multivitamínico, ácidos grasos omega 3 y vitamina C.

EFECTOS SECUNDARIOS

No se han descrito casos de toxicidad por uso de este suplemento hasta dosis de 600 mg/día. En algunos casos se han observado molestias digestivas, vómitos y erupciones en la piel.

En casos de diabetes se recomienda consultar al médico para que valore la dosis más adecuada de ácido lipoico, que dependerá de la medicación de cada paciente. De este modo se evitarán bajadas de azúcar en sangre.

La seguridad del ácido alfa lipoico en mujeres embarazadas o lactantes, niños o personas con enfermedades hepáticas o renales es desconocida.

REFERENCIAS

  1. Packer L, Witt EH, Tritschler HJ. alpha-Lipoic acid as a biological antioxidant. Free Radic Biol Med 1995; 19 (2): 227-50.
  2. Bustamante J, Lodge JK, Marcocci L, Tritschler HJ, Packer L, Rihn BH. Alphalipoic acid in liver metabolism and disease. Free Radic Biol Med 1998; 24 (6): 1023-39.
  3. Mantovani G, Maccio A, Madeddu C, Mura L, Gramignano G, Lusso MR, Murgia V, Camboni P, Ferreli L, Mocci M, et al. The impact of different antioxidant agents alone or in combination on reactive oxygen species, antioxidant enzymes and cytokines in a series of advanced cancer patients at different sites: correlation with disease progression. Free Radic Res 2003; 37 (2): 213-23.
  4. Cigudosa JC. The microarray revolution in biomedical research: types of platforms, uses and perspectives in oncology. Pub Med 2004; 27 (1): 11-20.
  5. Biewenga GP, Haenen GR, Bast A. The pharmacology of the antioxidant lipoic acid. Gen Pharmacol 1997; 29: 315-331.
  6. Bustamante J, Lodge JK, Marcocci L, Tritschler HJ, Packer L, Rihn BH. Alpha-lipoic acid in liver metabolism and disease. Free Radic Biol Med 1998; 24: 1023-1039.
  7. Busse E, Zimmer G, Schopohl B, et al. Influence of alpha-lipoic acid on intracellular glutathione in vitro and in vivo. Arzneimittel-Forschung 1992;42:829-831.
  8. Evans JL, Goldfine ID. Alpha-lipoic acid: a multifunctional antioxidant that improves insulin sensitivity in patients with type 2 diabetes. Diabetes Technol Ther 2000 Autumn;2(3):401-13 2002; 2: 401-13.
  9. Filina AA, Davydova NG, Endrikhovskii SN, et al. Lipoic acid as a means of metabolic therapy of open-angle glaucoma. Vestn Oftalmol 1995;111:6-8.
  10. Head KA. Natural therapies for ocular disorders, part two: cataracts and glaucoma. Altern Med Rev 2001 Apr;6(2):141-66 2002; 6: 141-66.
  11. Kelly GS. Nutritional and botanical interventions to assist with the adaptation to stress. Altern Med Rev 1999; 4: 249-265.
  12. Kishi Y, Schmelzer JD, Yao JK, et al. Alpha-lipoic acid: effect on glucose uptake, sorbitol pathway, and energy metabolism in experimental diabetic neuropathy. Diabetes 1999; 48: 2045-251.
  13. Liu J, Atamna H, Kuratsune H, Ames BN. Delaying brain mitochondrial decay and aging with mitochondrial antioxidants and metabolites. Ann N Y Acad Sci 2002 Apr;959:133-66 2002; 959: 133-66.
  14. Lynch MA. Lipoic acid confers protection against oxidative injury in non-neuronal and neuronal tissue. Nutr Neurosci 2001;4(6):419-38 2002; 4: 419-38.
  15. Monograph:Alpha-Lipoic Acid. Altern Med Rev 1998; 3: 308-311.
  16. Ou P, Tritschler HJ, Wolff SP. Thioctic (lipoic) acid: a therapeutic metal-chelating antioxidant? Biochem Pharmacol 1995;50:123-126.
  17. Packer L, Tritschler HJ, Wessel K. Neuroprotection by the metabolic antioxidant alpha-lipoic acid. Free Radic Biol Med 1997; 22: 359-378.
  18. Packer L, Witt E, Tritschler HJ. alpha-Lipoic acid as a biological antioxidant. Free Radic Biol Med 1995;19:227-250.
  19. Passwater RA. Lipoic Acid: The Metabolic Antioxidant. New Canaan, CT: Keats Publishing, Inc; 1995:1-47.
  20. Patrick L. Nutrients and HIV: part three – N-acetylcysteine, alpha-lipoic acid, L-glutamine, and L-carnitine. Altern Med Rev 2000 Aug;5(4):290-305 2001; 5: 290-305.
  21. Raulin J. Lipids and retroviruses. Lipids 2000 Feb;35(2):123-30 2002; 35: 123-30.
  22. Scott BC, Aruoma OI, Evans PJ, et al. Lipoic and dihydrolipoic acids as antioxidants. A critical evaluation. Free Radic Res 1994; 20: 119-133.
  23. Sen CK, Packer L. Thiol homeostasis and supplements in physical exercise. Am J Clin Nutr 2000 Aug;72(2 Suppl):653S-69S 2002; 72: 653S-69S.
  24. Ziegler D, Reljanovic M, Mehnert H, Gries FA. Alpha-lipoic acid in the treatment of diabetic polyneuropathy in Germany: current evidence from clinical trials. Exp Clin Endocrinol Diabetes 1999; 107: 421-30.